La Torre de Pisa, uno de los símbolos más emblemáticos de Italia con permiso del Coliseo, esta ubicada en la Piazza del Duomo, conocida como “plaza de los milagros” por la presencia de sus cuatro edificios religiosos. La podemos encontrar, como su propio nombre indica, en la ciudad de Pisa, un municipio de la Toscana que se encuentra a 85 kilómetros al oeste de Florencia.

La torre se empezó a levantar en agosto de 1173, tras construir el primer piso se detuvo el proyecto al comprobar la inestabilidad del terreno pantanoso en el que se asienta y no disponer de las técnicas suficientes para llevarla a cabo con seguridad, hasta que pasaron 100 años y la tierra se estabilizó dejando el edificio ligeramente inclinado. Pasado ese tiempo se procedió a construir cuatro pisos más hasta que pararon de nuevo durante pocos años y por fin terminó de construirse en 1280.

La Torre de Pisa es realmente impresionante, tiene una altura de 55,8 metros y pesa 14.700 toneladas.
Cuenta con ocho pisos, cada uno de ellos rodeado por arcos y un enorme campanario en la cima.

Es imprescindible acercarse a esta torre si visitamos la Toscana y, por supuesto, hacernos la famosa foto como si la estuviéramos aguantando. Tenemos que ser previsores porque es un monumento que lo visitan miles de personas y siempre hay largas colas, es recomendable reservar la entrada a la torre de Pisa por internet. También tenemos que fijarnos en sus horarios que varían según el mes.

  • De junio hasta agosto la apertura es de 8:30h hasta las 22:00h
  • En abril, mayo y septiembre la apertura es desde las 9:00h hasta las 20:00h
  • En marzo la apertura es desde las 9:00h hasta las 18:00h
  • En octubre la apertura es desde las 9:00h hasta las 19:00h
  • En noviembre y febrero la apertura será desde las 9:40h hasta las 17:40h
  • En diciembre y en enero la apertura es desde las 10:00h hasta las 17:00h

La Torre de Pisa está abierta todos los días. Los niños menores de 8 años tienen prohibida la entrada por motivos de seguridad y hasta los 18 años tienen que ir acompañados de un adulto.

El recorrido de la visita se realiza en grupo y tiene una duración de poco más de 30 minutos, en la cual ascenderemos por una escalinata de 300 peldaños.

Al entrar encontraremos una enorme estancia con una escalinata haciendo espiral por los distintos pisos a un lado, si miramos hacia arriba veremos el gran techo abovedado. Podemos subir hasta la cima del campanario y contemplar las hermosas vistas, no apto si tienes vértigo.

Por otro lado hay que comentar que la Torre forma parte de la bella Catedral de Pisa, la cual impresiona por sus medidas, un dato curioso que igual no apreciamos es que también está ligeramente inclinada. Su construcción se realizó entre el 1063-1064 por el arquitecto Buscheto y fue consagrada en 1119 por el Papa Gelasio II.

Antes de entrar podemos observar que su planta es una cruz latina aunque inicialmente fue una cruz griega, apreciando su arquitectura románica. En la parte exterior podemos ver varias piezas talladas, mármoles a color y mosaicos. Dentro podemos encontrar la estructura de cinco naves con transepto de tres naves y una arquitectura compuesta por tres basílicas.

Entre la nave y el crucero hay una cúpula de madera, y se dice que fue allí donde Galileo Galilei formuló la “teoría del isocronismo del péndulo” viendo la oscilación de la lámpara de incienso que desciende del techo.

Es de admirar las esculturas talladas en mármoles blancos y negros y el techo dorado y lleno de grandiosos frescos.

La catedral Duomo de Pisa no tiene costo alguno y está abierta todos los días.

Sin duda un lugar majestuoso que bien vale una visita desde Florencia.